Un policía de 36 años fue detenido en la madrugada de ayer por la Gendarmería, en el marco de un operativo de rutina que realizaban en Valparaíso y Garay, al descubrirle en su poder al menos cinco bochas de cocaína y marihuana. Desde el Ministerio de Seguridad de la provincia informaron que se inició el proceso de destitución y reconocieron que el agente tenía varios apercibimientos en su legajo y que no estaba trabajando porque “estaba con carpeta médica”.

Fuentes de Gendarmería Nacional informaron que en la madrugada de ayer, cerca de la 1.15, efectivos federales llevaban adelante un procedimiento de rutina cuando detuvieron a un automóvil en el que iban dos hombres. Como hubo resistencia al control, tuvieron que reducirlos.

En ese momento, se pudo establecer que uno de los ocupantes era un agente del Comando Radioeléctrico, identificado como Fernando R., actualmente licenciado por junta médica. En el medio de la requisa, los agentes descubrieron entre las pertenencias del policía cinco bochas de cocaína.

En tanto el agente quedó detenido y alojado transitoriamente en el Destacamento 2 de Gendarmería Nacional. Según trascendió, el policía integra el plantel del Comando Radioeléctrico, pero hace seis meses estaba de licencia por “con carpeta médica” y en su legajo figuran al menos quince apercibimientos simples y dos graves.

El hombre que lo acompañaba, según deslizaron fuentes de la pesquisa, es una persona que estuvo mencionada en temas de venta de drogas.

“A los delincuentes con uniforme hay que separarlos de la fuerza”
El secretario de Control de las Fuerzas de Seguridad de la Provincia, David Raniero sostuvo que la destitución “es la medida que se aplica ante la flagrancia del delito y ante casos muy graves como es la tenencia de estupefacientes por parte de un oficial de la policía. Se hace todo lo necesario para acortar los plazos y tener a esa persona fuera de la policía lo más rápido posible. Ese es el mandato que nos impusimos desde el ministerio de Seguridad”.

Raniero informó que el agente quedó a disposición de la Justicia por un lado y se comenzó con los trámites administrativos para cesantearlo”.

Raniero ratificó que el policía imputado de tenencia de drogas tiene varios apercibimientos en su foja de servicios por distintas de cuestiones. “En este momento se encontraba con carpeta médica. En este caso, se lo encontró en situación de flagrancia, con drogas. Esto hace que los procesos se puedan acelerar los plazos para la destitución de la fuerza”, agregó.

“Esa es una de nuestras propuestas. A los delincuentes con uniformes rápidamente hay que separarlos de la fuerza de seguridad”, añadió Raniero.

El secretario de Control agregó que el caso está en plena investigación y no descartó que la drogada hallada en poder del policía haya sido para comercializar. “Las dos sustancias, cocaína y marihuana, estaban en poder del policía. La investigación va a dictaminar si el efectivo y el civil que lo acompañaba estaban vendiendo drogas”, sostuvo.

“En estas cuestiones, primero tenemos que aceptar la realidad y acelerar los procesos administrativos para que esta gente no esté más en la fuerza. Hay que separar la paja del trigo. En este caso, estaba de civil y estaba con carpeta médica”.