A pocos días del inicio de las negociaciones paritarias del sector docente, los representantes de los principales gremios en Santa Fe expresaron públicamente sus pretensiones en cuanto al necesario aumento salarial luego de la fuerte devaluación y aumentos de precios que vive la economía argentina.

Esta semana, el Ministerio de Educación de la Nación presentará la propuesta oficial a los gremios docentes, mientras que durante la próxima hará lo mismo el gobierno provincial con los sindicatos santafesinos del sector.

El secretario general de Sadop Rosario, Martín Lucero marcó la cancha afirmando que “si las propuestas salariales no son realistas no habrá acuerdo posible” y sostuvo que el aumento salarial debería ubicarse “entre un 35 y 40 por ciento”.

Por su parte, l titular de Amsafé Rosario, Gustavo Teres, convocó ayer a una asamblea provincial del gremio con carácter de urgente para discutir la base del reclamo salarial, y solicitó al gobierno un pago a cuenta antes de las paritarias, justificado por los aumentos en productos de la canasta básica.

“Los docentes, los padres, tíos, abuelos, todos los que viven de un sueldo, saben que con un aumento del 20 no alcanza para ir al supermercado”, dijo Lucero, respondiendo a las declaraciones del ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, quien postuló que el aumento para 2016 debía ser de entre un 20 y 25 por ciento. “Lejos de cualquier de partidismo político, el planteo de gobierno nacional es literalmente irreal”, consideró el gremialista rosarino.

También Teres se distanció del ministro Bullrich, y fue categórico: “Hablar de un 20 o un 25 por ciento significa claramente una política de ajuste”, dijo.

A su vez, la secretaria general de Amsafé provincial y Ctera (la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), Sonia Alesso, calificó de “irrisorio e insuficiente” la pauta de aumento salarial de entre el 20 y el 25 por ciento estimada por Bullrich y afirmó que el piso del reclamo gremial será del 35 por ciento. Además, adelantó que los salarios deberán revisarse a mitad de año, a partir de la inflación que se registre.

Relevamiento
Ante la falta de índices de precios elaborados por el Indec, los gremios docentes deberán dar la discusión por el poder adquisitivo de su salario basándose en datos relevados por consultoras privadas y sus propios equipos técnicos, que señalan la necesidad de un incremento salarial ubicado entre un 35 y 40 por ciento.

“Hay que tener en cuenta que faltan aún datos de enero, donde hubo una sensible alza de los precios de alimentos y servicios”, agregó Lucero, y remarcó que lo obtenido por los docentes será una referencia para el resto de los gremios.

“La realidad es que los trabajadores perdieron poder adquisitivo a través de la devaluación y la inflación”, dijo Lucero, y sostuvo que “el piso del aumento salarial no debe ser inferior al 35 por ciento.

Para finalizar el titular de Sadop expresó: “si no hay realismo en las propuestas salariales que haga el gobierno será muy difícil evitar conflictos”.

Lifschitz dice que espera “una señal de la Nación”
Consultado sobre su posición de cara al inicio de las paritarias, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, declaró ayer: “Estamos esperando alguna señal del ámbito nacional para tener un piso en el cual caminar este trayecto de negociaciones salariales”.

En diálogo con la emisora LT10, el mandatario se refirió a la falta de índices inflacionarios del Indec, expresando que la situación actual deja a su administración “a mitad de camino, porque no hay índices oficiales: ni los de antes que eran cuestionables, ni los de ahora porque el Indec dejó de dar datos. Con lo cual estamos en un marco de incertidumbre muy grande”.

Lifschitz declaró que espera que las inminentes paritarias “no generen conflicto y que no sean extensas”, y adelantó: “Vamos a procurar adaptarnos a los tiempos y con buena predisposición de todos los sectores”.